Deprecated: Elementor\Core\Responsive\Responsive::has_custom_breakpoints ha quedado obsoleto desde la versión 3.2.0. Utiliza Plugin::$instance->breakpoints->has_custom_breakpoints() en su lugar. in /home/labr3ks9450h/public_html/wp-includes/functions.php on line 4779

Deprecated: Elementor\Core\Responsive\Responsive::has_custom_breakpoints ha quedado obsoleto desde la versión 3.2.0. Utiliza Plugin::$instance->breakpoints->has_custom_breakpoints() en su lugar. in /home/labr3ks9450h/public_html/wp-includes/functions.php on line 4779

Agricultura

La agricultura extensiva es una de las principales actividades productivas de los miembros CREA.

En CREA se realizan diferentes acciones de investigación y desarrollo enfocadas en mejorar la productividad y el resultado de los cultivos agrícolas en Bolivia.

I Foro Contexto Agropecuario – Invierno 2022

Con el propósito de proveer información analítica que ayude a tomar decisiones con conocimiento, se llevó adelante el I Foro Contexto Agropecuario – Invierno 2022 organizado por CREA Bolivia, fue un evento en el que asistieron de forma masiva los miembros CREA, invitados especiales y sus aliados para hablar sobre los escenarios futuros que a corto plazo se avecinan en nuestro país en el contexto agropecuario.

Martin Rapp, coordinador del evento y quien estuvo a cargo de hablar sobre la dinámica del macro entorno dijo: “queremos transmitir información del entorno, dar  toda aquella información que esta por fuera del productor pero que sí le impacta, comenzamos con el macro entorno  que es el entorno de la economía lo que pasa en lo social tanto lo que pasa en el mundo hay una gran incertidumbre y cómo afecta al país y afecta al rubro y después tuvimos un panel de expertos, un panel de tecnología  y de innovación”.

El analista destacó además la filosofía de CREA “aprender juntos, compartir conocimiento, información, datos, es algo que valoro y destaco, este foro, es un espacio más para compartir información del entorno ya que el productor no vive solo en el mundo, es decir, no produce para sí mismo necesita saber de mercado, sobre la demanda, insumos y los precios de sus insumos, en fin, necesita conocer una serie de información, eso se comparte y eso lo hacemos todo juntos”.

A su vez el presidente de CREA Bolivia, Alvaro Mendizabal dijo sentirse contento por la convocatoria de los miembros resaltando que en esta ocasión se realizó un evento diferente ya que se enfocaron en la parte económica y la interrelación de los mercados internacionales “definitivamente pensamos que este tipo de eventos nos dan de alguna forma una proyección de cómo viene el siguiente semestre, cuales son las variables que nos van a empezar afectar o beneficiar para nuestra producción y que son indispensables para la planificación de cada uno de los empresarios” puntualizó.

“A veces tomamos decisiones intuitivas y eso está bien, pero queremos agregar los datos, porque si no tiene datos eres solamente uno más con opinión” – Martin Rapp, Analista económico.

Habrá un segundo Foro. Mendizabal adelantó que, al iniciar la campaña de verano, se tendrá el II Foro Crea denominado Contexto Agropecuario – verano 22/23 “la idea es que podamos tener anticipadamente en cada campaña, una predicción de cómo viene el escenario macro económico, cómo viene el tema de provisión de insumos y que realmente nos permita entender el negocio agropecuario en su completa magnitud”.

Acerca de la participación de los aliados subrayó “La realidad es que muchos de los aliados han tenido un espacio aquí para comentarnos de la parte técnica en provisión de insumos, de lo que está pasando en el mercado, son cosas que todos ellos manejan muy bien y que solo enriquece este debate, también nos mostraron la potencialidad de utilización de tecnología y nos dieron una mirada hacia el futuro de lo que se viene, pero no un fututo de aquí a 10 años, sino el futuro de aquí a fin de año”.

“No se trata de generar pánico, ni tampoco se trata de generar un escenario desmedidamente positivo”, si no se trata simplemente de en entender la real situación de evaluarla de conocer los riesgos de conocer las potencialidades que tenemos para poder trabajar con eso”. – Alvaro Mendizabal, Presidente CREA Bolivia.

Panel de expertos.

Alonso Indacochea: “La exposición la dividí en 3 partes, la primera es la normativa durante el 2022, la segunda parte es el tema de fiscalizaciones, la parte regulatoria de lo que se está viviendo el sector y finalmente conclusiones y recomendaciones”.

Alberto Ospital. “Hice la presentación con respecto a la visión de los mercados agrícolas en particular de las perspectivas del mercado de soya en relación a si estamos en un súper ciclo o no de precios y cuál es la expectativa para lo que puede legar acontecer el próximo verano marzo 2023”.

Jorge Chávez: “Hemos mostramos datos muy interesantes de las importaciones de agroquímicos y defensivos agrícolas, el 46% de las importaciones provienen de China. Actualmente China viene ganando participación en los últimos 4 años, 6% viene de la india, el 52% prácticamente de todas las importaciones de los defensivos agrícolas provienen del Asia, hemos mostrado como se han incrementado los costos de la cadena de suministros producto del Covid y producto de la guerra que ha quintuplicado los costos de fletes marítimos, aéreos, en conclusión,  todo esto ha impactado generando inflación en los precios de los hidrocarburos y por supuesto afectando en efecto multiplicador en la subida de precios, prácticamente en todos los productos importados de Asia y también productos veterinarios han sufrido mucho menor precio por que es comercio  más interregional  proveedores como Perú, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay han tenido un incremento un 5% y 15% y por último presentamos algunas alternativas para  los importadores y productores”.

Javier Lima. “Nosotros hablamos sobre cómo está la banca actualmente, el crecimiento en depósitos dentro del sector productivo y el apoyo al sector del agro negocio. Destacamos que el crecimiento de la banca en los últimos 10 años ha sido importante, así como el crecimiento de la agricultura y ganadería, el compromiso es aportar y seguir siendo socio de los productores, especialmente de los miembros CREA quienes pueden contar con el banco para todos sus negocios”.

Jaime Barrenechea. “Hoy dimos una actualización, hablamos sobre el mercado de la carne, las oportunidades que tenemos en Bolivia de convertirnos en un gran proveedor de carne para el mundo. Esto es algo que nosotros como país como, cadena productiva recién estamos empezando con volúmenes más interesantes a partir del 2019 pero hay que seguir promocionando y promoviendo esta actividad”.

Respuestas a zinc en maíz de primera

Evaluación realizada por los CREA del norte de Santa Fe.

Durante la campaña 2019/20 la región CREA Norte de Santa Fe condujo un ensayo tendiente a cuantificar la respuesta a zinc en el cultivo de maíz de primera sin restricciones nutricionales.

La experiencia se condujo bajo la premisa de que el maíz es uno de los cultivos extensivos más susceptibles a deficiencias de ese micronutriente, la cual suele expresarse como clorosis internerval en las hojas más jóvenes.

Se considera como nivel de zinc bajo en suelo cuando los análisis arrojan cantidades menores a 0,90 partes por millón (ppm ) de suelo. El ensayo, realizado en la zona de Margarita, se realizó en un lote con un nivel de zinc de 0,57 ppm.

Todos los tratamientos que incluían zinc dentro de sus formulaciones rindieron más que el testigo sin aporte de ese micronutriente, por lo que se puede inferir una cierta respuesta al agregado del mismo.

El equipo técnico de la región CREA Norte de Santa Fe seguirá realizando evaluaciones de respuestas a zinc en maíz dado que análisis de suelos realizados en diferentes lotes de la zona evidencian deficiencia de este nutriente con resultados menores al umbral de deficiencia de 0,9 ppm.

Antes que un contrato debe haber un trato

La importancia de incorporar esquemas sostenibles.

Francisco Crosetti y Juan Bautista Pedrana fueron amigos desde siempre. Ellos ya no están presentes en este mundo. Pero su amistad sigue vigente a través de sus hijos en el marco de un acuerdo que –adaptado a los nuevos tiempos– aún perdura.

A fines de los años ’90 Francisco arrendó a Juan Bautista y Julián Gennero (integrantes de GP Agro S.A.) un campo de 300 hectáreas localizado en la zona de influencia de Sacanta (Córdoba), que, por entonces, era predominantemente ganadera y tambera.

Corría el año 1997. La región acababa de salir de una sequía. Y Juan Bautista y Julián se proponían comenzar a sembrar soja en el campo cordobés, algo que, además de tratarse de una novedad para la zona, era juzgado por los locales como una apuesta riesgosa. El contrato de aparcería se estableció con un porcentaje del 30% de todo lo producido con entrega del grano en una cooperativa ubicada cerca de la localidad santafesina de El Trébol (donde se encuentra la sede administrativa de GP Agro).

En 2007 falleció Francisco y su esposa en un accidente vial. Dos meses después –también en un accidente– pereció Juan Bautista y su esposa. Patricio, quien, luego de recibirse de agrónomo, venía trabajando junto a su padre y su tío, debió hacerse cargo de la dirección de la empresa familiar. “Los cuatro eran muy amigos; fue un golpe muy grande para ambas familias”, recuerda Patricio.

Los integrantes de la segunda generación decidieron mantener el arrendamiento del campo cordobés, pero cambiaron el esquema al advertir que el acuerdo del 30% conspiraba contra la sostenibilidad al hacer inviable la siembra del maíz.

“Lo que había sido muy bueno inicialmente para ambas partes dejó de serlo porque sólo habilitaba el monocultivo de soja, por lo que acordamos reformular el acuerdo con porcentajes variables por escalas de rendimientos para cada uno de los cultivos”, explica Patricio, quien forma parte de los grupos CREA Las Petacas (región Sur de Santa Fe) y Sachayoj (región Chaco Santiagueño).

Ese nuevo esquema se extendió por otra década más. Pero nuevamente fue reformulado a partir de 2018 porque, debido al crecimiento de la empresa –que actualmente cuenta con treinta y dos contratos de arrendamiento más los campos propios–, requería un volumen muy significativo de recursos para hacer el seguimiento del mismo.

“Con el crecimiento de nuestra empresa, entendimos que se necesitaba un esquema más simple que asegurara un beneficio para ambas partes”, remarca Patricio. El nuevo acuerdo –vigente hasta la fecha– contempla un alquiler de 12 qq/ha de soja de primera con un adicional del 30% sobre el resultante de la diferencia de un rendimiento superior a 42 qq/ha. El pago se realiza a cosecha con grano entregado en la cooperativa local.

En maíz temprano se abona –en grano de maíz– el equivalente a 9,0 qq/ha de soja al precio disponible al momento de la cosecha del cereal (marzo/abril), mientras que en trigo, con la misma metodología, se abona el equivalente a 3,0 qq/ha de soja en diciembre. Si se realiza soja o maíz de segunda, se abonan 9,0 qq/ha adicionales para sumar un total de 12 qq/ha en el ciclo (siempre en grano cosechado equivalente al precio de soja). En los cultivos de segunda no se aplica un porcentaje adicional.

“Doce años atrás fuimos uno de los pioneros que comenzamos a hacer maíces de segunda, lo que, además de lograr estabilizar los rendimientos de maíz en la zona, mejoramos de manera notable la cobertura presente en el campo, lo que promovió, entre otras prácticas, un incremento progresivo de los rindes agrícolas”, comenta Patricio.

“Pero cuando comenzamos con el maíz segunda, el trigo era una suerte de cultivo de cobertura, mientras que en los últimos años ha progresado mucho gracias a la mejora genética incorporada, lo que hace que sea un competidor importante para el maíz en lo que respecta al uso de las reservas disponibles de agua y nutrientes”, añade.

El empresario CREA explica que, si bien cada uno de los treinta y dos contratos es diferente en función de las particularidades de cada propietario, en todos los casos la filosofía de la empresa es producir cuidando el recurso suelo.

“Antes que un contrato, debe existir un trato entre ambas partes, en el cual se contemple que el suelo, que es lo que nos da el sustento, debe cuidarse para dejarlo como patrimonio para la próxima generación”, enfatiza.

“Los empresarios hacemos el mayor de los esfuerzos para hacer un uso eficiente de los recursos, nos capacitamos, innovamos, formamos parte de la red CREA, pero no podemos producir de manera responsable sin el apoyo de los propietarios de la tierra; quienes están más inmersos en el ámbito agropecuario, comprenden eso sin dificultad”, asegura Patricio.

“Si encontramos que no podemos llevar a cabo una producción sostenible en términos económicos para ambas partes y sustentable en términos agronómicos, entonces preferimos no trabajar ese campo; eso lo tenemos muy claro”, concluye.

El artículo completo puede leerse en la edición de junio de la Revista CREA

Evaluación de la calidad nutricional de híbridos de maíz

Resultados de los ensayos comparativos realizados por los CREA de la zona Santa Fe Centro.

Evaluaciones realizadas en 2019/20 por la región CREA Santa Fe Centro en ensayos comparativos de rendimiento de híbridos de maíz en siembras tempranas determinaron la importancia de analizar el grano cosechado para cuantificar su aporte energético en el diseño de raciones.

Los ensayos se implantaron en lotes de las localidades santafesinas de López, Crispi, Humboldt y San Genaro entre el 11 y 24 de septiembre con una fertilización nitrogenada que osciló entre 145 kg.N/ha (San Genaro) y 93 kg.N/ha (López). Solamente dos sitios recibieron aplicaciones de fósforo: San Genaro y Humboldt con 25 y 30 kg.P/ha respectivamente.

La localidad donde se registró el mayor rendimiento promedio fue San Genaro con 13.812 kg/ha, seguida por Humboldt con 12.743 kg/ha y Crispi con 10.271 kg/ha, mientras que en último lugar se ubicó López con 9290 kg/ha. El promedio de la red de ensayos fue de 11.529 kg/ha (uno de los valores más altos de todas las campañas evaluadas).

Los híbridos más destacados en el promedio de los cuatro sitios fueron Next 22.6 PW, Acrux PW, LT 721 VT3 Pro, TOB 767 Vip3. AX 7761 VT3 Pro y MS 7123 PW.

Los niveles de proteína de las muestras obtenidas a cosecha en los sitios de López, Crispi y Humboldt promediaron un 8,8% con valores mínimos de 7,8% y máximos de 9,8%. Se trata de cifras menores a los obtenidas en evaluaciones realizadas en campañas anteriores.

En cuanto a los valores de almidón, el mínimo se ubicó en 71,6% y el máximo en 73.4% con un promedio de 72.7%. Se trata de información significativa para una región productiva que siembra maíz doble propósito: grano comercial y uso forrajero con destino a tambo y/o ganadería de carne.

La cebada no tiene porqué ser menos

Luego de cuatro años concluyó con éxito el Convenio CREA-Cargill. Nuevos desafíos por delante junto a Boortmalt.

Este año CREA concluyó el primer gran estudio sobre el impacto de modelos tecnológicos en el cultivo de cebada para ahora encarar el desafío de diseñar una herramienta que contribuya a agilizar la toma de decisiones.

El Convenio Cebada CREA-Cargill 2016/2019 comprendió la realización de cincuenta ensayos durante cuatro ciclos en las regiones CREA Centro, Santa Fe Centro, Sur de Santa Fe, Litoral Sur y Norte de Buenos Aires.

Las evaluaciones avanzaron sobre cuatro líneas de trabajo: modelos tecnológicos, donde se compararon planteos tradicionales de trigo y cebada (cultivar Scarlett) con esquemas de mayor tecnología que emplearon cultivares de cebada Jeniffer y Andreia; estructura del cultivo con diferentes combinaciones de fecha de siembra y densidades; nutrición del cultivo con evaluación del impacto de la fertilización con nitrogeno y fósforo; y protección, donde se exploraron distintas alternativas del manejo de la sanidad.

“En ambientes con bajas restricciones ambientales el cultivo de cebada de alta tecnología se mostró más competitivo que el trigo en términos productivos, pero la situación fue inversa en ciclos caracterizados por déficits hídricos y elevadas temperaturas”, explica José Micheloud, técnico CREA que estuvo a cargo de la coordinación del convenio.

El modelo tecnológico no logró modificar de manera significativa el tenor proteico de ambos cultivos en diferentes situaciones evaluadas. Las variaciones, en ese sentido, dependen fundamentalmente de las características presentes en cada campaña, donde mayores rendimientos promovieron menores niveles de proteína y viceversa.

Las fechas de siembras del mes de julio resultaron una mejor alternativa, al menos en las condiciones exploradas, al compararlas con las fechas más tempranas de mayo y junio, dado que permitieron, en diferentes niveles de densidad, obtener los mayores rendimientos en el promedio de las cuatro campañas evaluadas.

El año pasado se realizaron, a partir de datos validados en ensayos, simulaciones con diferentes variables productivas en función de la base de datos meteorológicos de los últimos 33 años. Se empleó el sistema Ceres Barley (DSSAT 4.7).

Se generaron diferentes escenarios en ambientes característicos de las localidades de Tres Arroyos (Sur de Buenos Aires), Oliveros (Santa Fe) y Gral. Pinto ( Noroeste bonaerense), en los cuales, por ejemplo, pudo evidenciarse el impacto de la fertilización nitrogenada.

“Los resultados de este trabajo muestran el potencial de los modelos de simulación para identificar tendencias y patrones generales de respuesta del cultivo de cebada”, explica José.

Ese antecedente sirvió como base para la generación de un nuevo convenio, actualmente en etapa de desarrollo, para seguir trabajando en el desarrollo de la tecnología del cultivo de cebada. Se elaboró un programa de trabajo con Boortmalt (compañía de origen europeo que el año pasado adquirió los activos de Cargill Malta a nivel global) en el marco del cual se elaborará un sistema de pronósticos de rendimiento de cebada en la mayor parte del área productiva argentina para incorporarlo a la plataforma ProRindes. Se generará también información de utilidad para predecir el nivel de riesgo de aparición de enfermedades en las distintas zonas de producción del cultivo.
“Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de generar en cebada modelos predictivos validados que contribuyan a mejorar la productividad del cultivo, tal como ya existe en el caso del trigo, la soja y el maíz”, concluye el técnico CREA.